viernes, 24 de abril de 2015

MARITA


De niña fue una alumna modelo, concurriendo a una escuela modelo.
Tanto insistió su madre en el tema de ser cumplidora en la escuela, que fue una de las cosas que más aprendió en la vida.
Quiso ser hija modelo, y lo hizo hasta donde su lógica le alcanzó.
Quiso ser esposa modelo y madre de las mejores y lo hizo tanto como las circunstancias se lo permitieron.
La mayor parte de su vida consideró que lo más importante de su cuerpo era el cerebro y también los ojos.
Tarde se da cuenta Marita,  que también otras cosas eran esenciales.
Y ahí anda sin cintura y arrastrando las piernas, y el cerebro un poco chueco también, para no desentonar.
Le gustaba cantar, pero  las cuerdas vocales de tan poco usarlas, se le volvieron desafinadas.
Le gustaba bailar…pero solo su  alma bailaba con ritmo en todas las fiestas, hasta que se cansó de bailar así tan etéreamente, y entonces, ahora, no va más a las fiestas.
Los años le han dejado un gran susto por todo, la reacción  desaforada ante cualquier cosa, los reflejos exaltados y la memoria olvidada de los detalles.
El tiempo se ha vuelto un chicle  para Marita. A veces se estira mucho, otras se pasa rápido.
De tanto vivir sola entre las multitudes, Marita se cansó y prefiere confinarse. Su casa se volvió una fortaleza donde da vueltas y más vueltas en un circuito interminable.

Sueña  la Marita
 que ordena y ordena,
 y que vuelve a ordenar.
Que provee , ordena
 y no puede hablar.
Sueña que se embarca y lleva valijas,
 pero no se anima a desembarcar.
Sueña con las playas,
sueña con los mares
las arenas tibias
y  los olivares.
La Marita sueña
y en sus sueños ama
con todas sus ganas
con toda su alma.
Un hombre de humo
la espera en la playa…
Caricias y besos,
abrazos sin lágrimas.
Entonces Marita
pronto el alma apaga:
no puede, no debe
dejar su atalaya.-

No hay comentarios: