lunes, 30 de marzo de 2015

LAS MANOS



Las manos de mi padre eran algo toscas… Yo las veía grandes, siempre tostadas por el sol.
Sus dedos parecían espátulas. Uno que otro estaba aplastado en la punta o en una uña, por algún accidente con herramientas.
Tenían mucha fuerza; podían hacer  casi cualquier cosa.
Si las mirabas desde las  palmas, eran manos con callos de trabajador, si las mirabas por la parte superior eran manos de artista donde la piel se mantenía suave y fina.
Manos incansables, capaces de tocar la guitarra  o el piano con rudeza para acompañarse en una canción desafinada, manejar el pincel con maestría para representar un paisaje o partir una piedra con la piqueta para tomar una muestra de minerales… Esas manos que procuraban darnos todas las comodidades y que lo mismo empuñaban una pala con brío que escribían una poesía  gauchesca, con aquella, su  letra  tan inclinada, tan decidida  y querida por mí.
Manos excepcionales.
Así como él.

Dea Bea

martes, 24 de marzo de 2015

INSTRUCCIONES PARA PRACTICAR AQUA GYM



"En el fitness acuático, el agua aporta equilibrio muscular y una mejor termorregulación. la temperatura corporal es mucho más estable, lo que proporciona una mayor comodidad y hace que la sesión de ejercicios sea más agradable. Asimismo, el aquagym aporta relajación y tranquilidad a quien lo practica, sobre todo por el efecto sedante del agua tibia" Esto dicen los entendidos.

 Ahora, es conveniente que  tengas en cuenta algunas instrucciones que te vendrán muy bien para comenzar esta actividad, si no la has practicado aún.

1. Como seguramente llegarás justo cuando ya comenzó la clase por haber buscado a varias de tus compañeras por sus respectivas casas,  esas amigas que por tener alta conciencia ecológica usan tu auto-  en realidad no me gusta que maneje otra- y sobre todo,  para no perder más tiempo de esta valiosa actividad, debes llegar  al club con el traje de baño puesto. Ten en cuenta que las mallas para natación son algo difíciles de calzar la mayoría de las veces.

2. Guarda tus pertenencias y ropa en el casillero que encuentres más limpio, de lo contrario pagarás  las consecuencias.

3. Úntate las extremidades con vaselina para evitar la alergia al cloro y otros componentes químicos que hacen la pureza del agua de esa piscina, usada por cientos de personas cada día.

4. Cálzate las ojotas para no resbalar y coloca el toallón contra el frente de tu cuerpo, así disimularás al menos por un instante, los rollos impertinentes que han dejado los antojos  concedidos y el paso del tiempo.

5. Aspira la última bocanada de aire más o menos fresco del vestuario.

6. Si al entrar al natatorio, la calefacción está muy fuerte y los vapores tóxicos de cloro te hacen llorar los ojos, abre un poco y con disimulo alguna puerta o ventana que dé al exterior.

7. Cuelga el toallón en un sitio a la vista, y rápido pero sin prisa, simula darte una ducha fría que podría llamarse “enjuague de cortesía”, porque claro que ya te has bañado antes de venir.

8. Baja hacia la masa acuática con elegancia y fuerza, por la escalerita vertical, pero ojo que ésta se  acaba siempre antes de  lo calculado.

9. Trata de seguir las indicaciones de tu adorable profesora con brío y entusiasmo, y lo que es fundamental sin hacer cara de dolor alguno. La cara de esfuerzo molesta mucho a los profesores de gimnasia.

10. En el momento de la relajación, no te duermas sobre el flotador porque puedes llegar a roncar y a quedarte sola en medio de la pileta, ya que las demás respetarán tu sueño.

11. Si no te dormiste, puedes ir acercándote con disimulo a la escalerita de salida para tratar de llegar primero a los baños, ya que la necesidad de vaciar tus aguas internas será acuciante.

12. Date un baño calentito si es que consigues una ducha libre y  si es que logras equilibrar la salida de agua fría y agua caliente sin tiritar o escaldarte.

13. Sal de la ducha tratando de mirar solo hacia el piso por dos cuestiones:
a) para no resbalarte sobre los charcos de agua con champú
b)  o porque...¡  podrías  ver cuerpos femeninos nunca imaginados!

14. Vístete dentro de un baño, si es que encuentras uno libre, de lo contrario tendrás que hacer malabarismos bajo el toallón, no es cuestión de impactar a los demás con tus curvas pronunciadas.

15. Sécate el pelo si consigues un secador libre. En invierno es fatal salir con el pelo mojado!

16. Como a esta altura has llegado al límite de tus fuerzas, dirígete hacia el bar del club, donde todas las clases se festejan los cumpleaños del grupo con exquisitas tortas caseras y tómate un buen café.

Así repuesta, lograrás emprender el camino de regreso a casa y mantener el exceso de peso que por la gimnasia acuática eres capaz de llevar con un porte elegante y una actitud ganadora como ninguna.


domingo, 15 de marzo de 2015

INUNDACIÓN, FUTURO SIN CERTEZAS


Se los había dicho muchas veces. Qué ganan con seguir haciendo casas aquí en el valle, todos amontonados. Yo me quiero ir a vivir a la punta de la loma. Ahí, bien alto, porque la altura es salud. El smog queda abajo, las malas ondas y el peligro también.

Porque  lo que no me dejaba dormir era el riesgo de inundación.

Lo había soñado varias veces. Los viejos caños gigantes que bajaban del dique con la gran pendiente necesaria para generar electricidad, que desgastados y perforados por los años,  largaban pequeños chorros de agua por todos lados en divertido espectáculo... Esos, iban a ser la causa de la inundación.
¡Ahh  siempre pensando en negativo, “Katrina Come Back” ! Me decían todos los de mi familia,  por mi pensamiento  catastrófico.

Ahora que por lo menos muchos habían podido resguardarse, la gente de Defensa Civil me apuraba para que dejara la casa porque se venía lo peor. Ahora... al peligro intuido se agregaba  la lluvia torrencial que no paraba y la sospecha de que el dique tampoco iba  a aguantar: ¡una megacreciente!

Yo tenía preparada una caja con un rótulo: Supervivex. Tenía herméticamente encerradas varias cosas útiles, según mi criterio.
Un libro de supervivencia, yescas, cajas de fósforos, una navaja suiza, semillas de varias clases: de hortalizas y de frutales, de enredaderas, de flores y diversos tipos de aloe; agujas de tejer y de coser, un sobre techo de carpa, pilotos doblados en forma diminuta, fotos seleccionadas de la familia, rotuladores indelebles, hojas de papel,  cajas de variados remedios, pastillas para transformar el agua en bebible  y chocolates.
Supervivex era mi objeto secreto y al menos, nos permitiría sobrevivir en el medio de un desastre.
Debía alcanzar esa caja. Esperen solo un momento, dije y me agarré a una silla que ya flotaba a la altura del mueble sobre cuyo techo estaba guardada. Qué suerte que yo colecciono de todo y tengo todo previsto, pensé.
Sentí en el mismo momento que Julita gritaba: ¡Mamá qué haces, vamos!
La caja, alcancé a decir mientras manoteaba el techo del mueble de la cocina.
¡Ahí no hay nada, la tiré hace rato!- advirtió Julita.

Entonces  viendo flotar el estuche cerca de mí, pensé: Como no es el fin del mundo, me llevo la guitarra.  Y salí  por la ventana haciendo firuletes, nadando con un brazo y empujando el hermoso estuche  de mi guitarra con el otro.

Mientras tanto el oleaje oscuro y denso nos iba empujando rápidamente hacia la punta de una loma.-


Bea  Candiani 2008